sábado, 15 de fevereiro de 2014

El Príncipe de los piratas: una aventura muy visual en el mar


Por Eva Nicasio

El escritor gallego Edmundo Díaz Conde reconoce que concibe la escritura como una pasión y la vida como un oficio. Con estos dos conceptos, no es extraño encontrar en su nueva novela, 'El príncipe de los piratas' (Algaida, 2013) una apasionante y ágil aventura en el mar, al más estilo clásico. Y es que, pese a que son ya pocas las novelas de piratas con que nos deleita el mercado literario, este no es un género agotado. De hecho, en el panorama novelístico español podemos citar a algunos escritores, como Zoe Valdés o Alberto Vázquez Figueroa, e incluso a Pérez Reverte en su saga del capitán Alatriste y, más recientemente, la trilogía ‘Martín Ojo de Plata’ de Matilde Asensi. Precisamente y asumiendo la tradición de esta narrativa, se encuadra la de Díaz Conde. Una novela de aventuras pura y dura, por más que el trasfondo de la historia (la segunda mitad del siglo XVII español, en plena decadencia del imperio) parezca que pueda enmarcarse también como una novela.

En concreto, y siguiendo este razonamiento, el tratamiento de la novela es pues de aventuras, sin profundizar apenas en el contexto histórico. Bien es verdad que el autor no es inmune al sentido de la decadencia del imperio español y de sus gentes luchando orgullosas pese al abandono de su patria, pero sus características principales pasan por ser precisamente una narración ágil y muy visual; tanto que, como está de moda ahora, bien podía inspirar un guión de serie televisiva o película de cine.

Corre el año 1670. Iñigo Santa Cruz, pirata español adicto al juego, está a punto de morir en la horca. In extremis se fuga de la cárcel con la ayuda de la mano derecha de Henry Morgan, el filibustero inglés más temerario y afamado de la historia. Aunque el español quiere cambiar de vida y volver con su hija pequeña, a la que hace tres que no ve, el inglés tiene otros planes para él, ya que está preparando la mayor flota de piratas de la historia para conquistar la ciudad inexpugnable de Panamá, aunque su verdadero objetivo es otro, algo que quiere mantener en secreto... Chantajeado, Santa Cruz se embarcará en esta misión, que le reportará grandes dosis de acción, aventura y una pasión amorosa inolvidable. En una época en la que los mares del Caribe eran dominados por corsarios británicos, bucaneros franceses y filibusteros holandeses, Díaz Conde realiza una original propuesta: un pirata español que hace honor a una curiosidad histórica, ya que el primer pirata del Caribe fue un español que llegó a América en el segundo viaje de Colón. Pero, lo importante de esta novela no es la fiabilidad a la historia, sino el entretenimiento, su acción trepidante y sus ganas de hacer que el lector pase un rato animado, divertido y en tensión Sin más pretensiones, este es un libro para todas las edades y para aquellos que buscan entretenerse leyendo una novela bien trazada.

Eva Nicasio. libreriaqasida.blogspot.com
www.libreriaqasida.com

Fonte: http://jerez-es-mas.masjerez.com/jerez-es-mas/2014/01/24/1390552947.html (24/01/2014)

Nenhum comentário:

Postar um comentário