domingo, 12 de fevereiro de 2012

¿Es imposible acabar con los piratas somalíes?

Foto: EPA
Autor: Serguei Guk

Los economistas estadounidenses calcularon las pérdidas que sufrió la economía mundial el año pasado por culpa de los piratas somalíes: alrededor de siete millardos de dólares. De esta suma los bandidos del mar se hicieron con ciento sesenta millones de “verdes”. Lo demás se gastó en operaciones militares, la escolta de barcos civiles y los seguros. Dado que los capitanes se ven obligados a pasar las zonas peligrosas a todo vapor, es inevitable un sobre-consumo de combustible. Y este no es barato: en esto las pérdidas se sitúan en 2,7 millardos de dólares.

Acciones esporádicas y poco enérgicas de algunos estados que prometías poner coto a este relicto del pasado, acabar con el bandolerismo en el mar, resultaron infructuosas. Se captura de vez en cuando a criminales, pero sus filas no menguan. Este negocio peligroso, es sumamente lucrativo para la población de Somalia. Se impone involuntariamente la idea: es probable que alguien esté interesado en la existencia de piratas. El general coronel Leonid Ivashov, presidente de la Academia de Problemas Geopolíticos, opina:

–EEUU, en su tiempo, trató de poner orden en Somalia. ¿Y qué salió de esta empresa? Entraron, introdujeron sus tropas, pero sufrieron un serio revés y no emprendieron más tales intentos. ¿Por qué la OTAN no va allí? No es interesante para la OTAN. Los países cuyos barcos van allí sí están interesados. Y por eso ellos (los Estados) no toman una decisión solidaria, dejando la solución a los entes económicos que tienen intereses allí.

Pero estos intereses son frecuentemente, en opinión del experto, diametralmente opuestos. Para EEUU las mencionadas pérdidas son un juego de niños. Washington está acostumbrado a jugar en grande. La administración de George Bush invirtió cuatro billones de dólares en la aventura iraquí. Durante años embaucaba a la ciudadanía mundial con la amenaza nuclear y química de parte del régimen de Saddam. Pese a qué no tenía nunca tal arma. Había sí petróleo y gas, pero no medios de destrucción masiva. De modo que la quimera se compensó. Ayudó a las corporaciones de EEUU a meter la garra en los “depósitos” naturales de Irak.

Al intervenir en Afganistán no había ningún otro giro en la conducta de Washington. Por cierto que los “destacamentos” de ganaderos y agricultores en los estribos del Hindu Kush son una horrible amenaza para la seguridad de EEUU. El pretexto, a todas luces, embustero se uso a falda de otro más decente. Por los gastos esta intervención superó muchísimo las guerras en Vietnam y Corea juntas: la suma roza un billón. Allí no se han descubierto ricos yacimientos de minerales, pero es muy ventajosa su situación estratégica. En comparación con estas contiendas, el ataque a Libia no le costó caro a Washington: la suma ni llega a dos millardos. En los Media han aparecido noticiasde que EEUU quisiera compensar los gastos por bombardeosy ataques misilísticos, por las ruinas urbanas en Libia, bajo sus escombros perecieron decenas de miles de mujeres, ancianos y niños. ¡Un cinismo desparpajado! Pero en adelante, ante los norteamericanos se avizora otro objetivo castrense: Irán.

Fonte: http://spanish.ruvr.ru/2012/02/09/65695966.html (09/02/2012)

Nenhum comentário:

Postar um comentário