domingo, 5 de dezembro de 2010

Yibuti contrató a 'Blackwater' para matar a piratas somalíes

El gobierno de Yibuti permitió a la polémica empresa de seguridad privada.

Blackwater, de EEUU, "para operar una fuerza naval armada en el puerto de Yibuti" y "utilizar la fuerza letal contra los piratas".

El permiso fue concedido en febrero de 2009, según revela en documento la Embajada de EEUU en Yibuti, publicado ahora por WikiLeaks. Según el documento, Blackwater iba a lanzar su armada privada para la caza de piratas en marzo de 2009.

El embajador de EEUU James Swan, residente desde octubre de 2008 en Yibuti, país aliado calve de EEUU, fue informado sobre el acuerdo entre Blackwater y Yibuti por Robert Emmett Downey, gerente de Desarrollo Internacional para África de Blackwater. Downey dijo que había recibido permiso para operar una nave armada por parte del jefe de seguridad nacional y los servicios de inteligencia de Yibuti, Hassan Said Khaireh.

"Este es el único acuerdo que hasta ahora ha hecho Blackwater con un gobierno nacional en la región, pero es probable que Blackwater participe en un futuro en Omán y Kenia", adelantó al embajador estadounidense.

Blackwater, que ha estado involucrada en escándalos de abuso de poder en Irak y Afganistán, es la empresa privada de seguridad más grande del mundo, y su personal es a menudo es descrito como "mercenarios actuando por encima de la ley" por grupos de derechos humanos opuestos a la privatización de las operaciones militares.

Poco se sabía hasta ahora sobre la participación de Blackwater en África en general y en la lucha contra los piratas somalíes, en particular. Ahora, se esåera que la revelación de WikiLeaks acerca de la voluntad de Yibuti para contratar a la empresa genere fuertes reacciones en el Este de África.

Según la información que Downey dio a la embajada de EEUU en Yibuti el año pasado, la empresa había recibido permiso para operar el buque "McArthur", un anterior buque estadounidense de investigación que tiene espacio de aterrizaje para dos helicópteros. "El barco estará armado con ametralladoras de calibre 50, y es capaz de proteger un convoy de 3 buques", según se explicó al embajador Swan. Un personal de 33 ciudadanos estadounidenses opera en el buque.

El barco de Blackwater iba a participar en los esfuerzos internacionales para detener la piratería somalí en aguas del Océano Índico occidental. Estos esfuerzos se han puesto en peligro por los limitados recursos y pocos países están dispuestos a seguir enviando sus buques para seguir con estas tareas. Repetidos llamamientos para obtener más recursos han quedado sin respuesta y han dejando mucho espacio para las operaciones de la piratería somalí.

En este vacío de poder, Blackwater había encontrado un "concepto de negocio", según explicó Downey y se recoge en el informe de la embajada al que ha tenido acceso afrol News.

Probablemente, Washington reaccionó negativamente ante los planes de Blackwater revelados por Yibuti, ya que la empresa anunció que no iba a retener a prisioneros. "Blackwater no tiene intención de retener a piratas en custodia", informó el embajador Swan. "Mientras que los franceses anteriormente habían llevado a tierra a los piratas en Puntlandia, Downey dijo que Blackwater no tenía planes de hacerlo, ni en Somalia ni en Kenia", añade el informe.

Downey había hecho hincapié en que "el derecho marítimo internacional permite el uso de fuerza letal contra los piratas" y que esto formaba parte del plan de negocio de Blackwater. También admitió que no había "ningún precedente de una operación paramilitar en un entorno puramente comercial".

El jefe de los servicios de inteligencia de Yibuti, Hassan Said Khaireh, había accedido a estos términos. La única exigencia de Khaireh a Blackwater para operar sus buques armados en Yibuti era que la Marina de Yibuti aseguraría armas a Blackwater "mientras esté en la costa de Yibuti".

El embajador de EEUU comentó que las autoridades de Yibuti probablemente habían aprobado el controvertido acuerdo por razones de índole comercial. "La presencia de Blackwater en Yibuti la convierten en una de las mayores empresas de EEUU que operan en el país", comentó Swan.

Pero el embajador también dejó en claro su escepticismo sobre el anuncio de Blackwater, diciendo que "apreciar la orientación del Departamento de Estado sobre el nivel adecuado de compromiso con Blackwater". Hillary Clinton se mostró en contra de la participación de la embajada.

Por staff writer

Fonte: http://www.afrol.com/es/articulos/37000 (02/12/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário