quarta-feira, 14 de julho de 2010

Los japoneses ondean su bandera en los confines del Pacífico.

El buque-hospital USNS Mercy (T-AH 19) participó junto con la flota japonesa en el ejercicio Pacifico Partnership 2010, donde se vio el desplazamiento de los nuevos navíos de as alto japonés de la clase Osumi, específicamente el JDS Kunisaki (LST 4003). El diseño versátil de estos nuevos conceptos LST han resultado en un renovado interés por ellos por parte de poderosas armadas en el Pacifico, e incluso las que no han operado algo similar en los últimos 60 años, como lo son las Japonesa y Rusa. Ya Japón básicamente ha regresado al concepto de portaaeronaves, y se distingue por haber puesto en el aguas varios de estos nuevos navíos, que pueden operar como portaaviones ligeros (equipados con aparatos V/STOL), porta-helicópteros, unidades de desembarco, hospitales y más. Japón construye una nueva nave de 284 metros de eslora, con capacidad para transportar hasta 12 helicópteros, 4.000 efectivos y 50 camiones, mientras busca fondos para hacerse de los primeros 40 F-35. A 284 metros de largo, el nuevo navío compite en tamaño con la clase Wasp norteamericana (257 metros) y el diseño CVF británico (287 metros).

Rusia por su parte ha mostrado interés en el navío Mistral francés, de 23.000 toneladas de desplazamiento, y con capacidad para 12 helicópteros, así como fuerzas de desembarco.

La flota japonesa ha visto expandir su papel en el aérea internacional. Japón se encuentra construyendo una base naval en Djibouti como parte de sus esfuerzos contra piratas en las costas de Somalia. Las decisión de construir dicha base se hiso en abril del 2009 y deberá ser operacional para el próximo año, a un costo de 40 millones de dólares, teniendo capacidad para albergar 150 efectivos. Hasta 2000 navíos japoneses transitan la zona.

Fonte: www.defensa.com/ (13/07/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário