terça-feira, 1 de junho de 2010

Piratas de Somalia, crimen organizado

La Unión Europea tiene catalogados cinco grupos delictivos que buscan obtener beneficios mediante actos criminales cometidos en alta mar.

por Ramon Basaldua

Las bandas de piratas armados somalíes que asolan las aguas del océano Índico corresponden a la definición de crimen organizado, toda vez que constituyen grupos muy bien estructurados para obtener beneficios mediante actos criminales. Son palabras de la vicepresidenta de la Comisión Europea y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, a la pregunta realizada por la eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao Barandika.

El requerimiento planteado por la representante jeltzale en el Parlamento Europeo se produjo tras la afirmación realizada por Ashton en su última comparecencia ante el pleno del Parlamento en Estrasburgo donde aseguró que los ataques piratas cometidos frente a las costas de Somalia contra embarcaciones europeas no son obra de agrupaciones de personas aisladas sino de organizaciones delictivas. "Este asunto es muy importante para planificar la solución de este problema desde la perspectiva de la seguridad y para la atención a las víctimas de estos robos y secuestros" afirma Izaskun Bilbao.

Según la información que maneja la Comisión Europea, desde la costa de Somalia operan unos cinco grupos importantes de piratas organizados con 300 miembros cada uno muy bien estructurados, con jefes y negociadores especiales. "Cada ataque se planifica y el dinero se reparte por adelantado con arreglo a la participación de cada miembro del grupo agresor. Los grupos ponen en común su información y evitan solaparse en sus objetivos. Con frecuencia los grupos corresponden a la organización de clan de los somalíes étnicos", explicó la vicepresidenta de la Comisión Europea y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

La consideración de las bandas de piratas somalíes como crimen organizado se antoja importante de cara a incluir a las personas secuestradas en el Índico entre la lista de posibles amparados por la carta europea de víctimas del terrorismo. "Está claro que estos secuestros los cometen organizaciones que pueden encuadrarse en lo que llamamos terrorismo". Son grupos bien estructurados, con objetivos económicos pero también con objetivos que dada la situación de Somalia podría calificarse de "políticos" argumenta la eurodiputada del PNV en el Parlamento Europeo.

Sobornos En relación a los fondos obtenidos por los piratas procedentes del pago de rescate para la liberación de los buques secuestrados, la Comisión Europea estima que estas partidas económicas son controladas por los señores de la guerra. "Se emplean para comprar nuevas armas y mejorar el equipo de detección y comunicación de los grupos para perpetrar ataques futuros", apuntó Ashton. Este dinero se emplea también para sobornar a las autoridades locales.

Según Interpol, sólo una parte muy reducida de los rescates se emplea localmente en la contribución de la subsistencia de las comunidades locales. Los servicios de información europeos no dudan en asegurar que el grueso de los rescates se blanquea en el mercado negro y se utiliza para promover los intereses del grupo. La Comisión Europea estima que en el futuro se prevé que estas organizaciones evolucionen hacia conglomerados cada vez más complejos y potentes. "Sus actividades van a ser cada vez más duras y difíciles de prever y neutralizar", estima Bilbao.

La eurodiputada jeltzale considera que la erradicación del problema de la piratería en Somalia pasa por tratar de restaurar el orden social e institucional en Somalia. "Además, hay que promover un desarrollo económico que permita a muchos millones de personas salir de la miseria y combatir también este tipo de expresiones delictivas. Y eso requiere una actuación coordinada a nivel internacional". Los servicios de inteligencia europeos no han llegado a establecer nexo directo con los grupos terroristas, al menos en Somalia, donde los grupos islámicos han condenado y combatido la piratería.

Izaskun Bilbao Barandika reitera su apuesta por embarcar militares a bordo de los buques pesqueros que faenan en aguas del Índico. "Estos barcos son especialmente vulnerables y seguiremos insistiendo en que la mejor protección es una escolta sobre el propio buque, bien equipada y profesionalizada y, que se sepa, en los estados de derecho, a eso se dedican los ejércitos". Cabe recordar que inicialmente la Operación Atlanta no incluyó a los barcos de pesca entre los objetivos a proteger. "Se trata de embarcaciones con un elevado nivel de riesgo".

Fonte: www.deia.com/ (29/05/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário