quinta-feira, 11 de novembro de 2010

Los «Piratas» tomaron Soutomaior


Soledad Antón

Por obra y gracia de Piratas, la nueva serie de Telecinco. Desde el pasado lunes, la joya patrimonial de los dominios políticos de Agustín Reguera y hosteleros de Ramos, está tomada por un amplio equipo de profesionales que trabajan a uno y otro lado de la cámara. La nómina de los que se ponen delante está capitaneada por Pilar Rubio, que se estrena así en la ficción televisiva. También están Óscar Jaenada, Silvia Abascal, Luis Zahera, Xenia Tostado, Octavi Pujades, Miguel Ortiz..., y César Santos. Este último no tiene frase (es uno de los extras), pero conoce de primera mano el mundo de los caballos. Y mejor que lo va a conocer a partir del sábado, que es cuando está previsto que le dé el sí quiero a Loli Pereira, responsable del picadero de Ponte Caldelas. Curiosamente, ella no monta. Más que nada porque hace dos siglos las mujeres no montaban.

Pero estos días, claro, no eran César ni Loli los más buscados, sino Pilar Rubio y Óscar Jaenada. Curiosamente, ni una ni otro tenían escenas, así es que el martes, día de esta visita, no aparecieron por el castillo. Los que sí lo hicieron fueron, entre otros, Silvia Abascal -«por qué no me llevaste contigo», me recriminó un compañero que babea por la actriz desde la adolescencia. «Porque no sabía siquiera si podría entrar yo», le mentí- y Octavi Pujades. En este caso la damnificada fue una compañera que sigue a este cirujano transmutado en actor desde que le vio en Al salir de clase. Ya llovió. Pese a lo tapaditos que iban los hombres y mujeres en el siglo XVIII (cabezas incluidas), y a que brilló el sol y los jardines del castillo eran todo un espectáculo, tuvieron que recurrir a las medias térmicas para que no les castañetearan los dientes mientras decían sus diálogos, sobre todo a primera hora de la mañana. «A las ocho y media, que fue cuando llegamos hacía frío, mucho frío», comentaron.

Piratas cuenta las aventuras de Álvaro Mondego (Jaenada), un noble venido a menos que, por circunstancias de la vida, se ve obligado a convertirse en pirata. Canalla, descarado, embaucador y con una pasión desmedida por las mujeres, se topa con la horma de su zapato, una sensual corsaria (Pilar) de armas tomar. Los ocho capítulos de los que consta la serie están siendo grabados prácticamente en su integridad en escenarios naturales, buena parte de ellos en Galicia. Seguro que Pedro Madruga, prototipo del caballero feudal, hubiera estado encantado de recibir en su casa a los corsarios y, llegado el caso, hasta de medir con ellos su espada. También lo estuvo Rafael Louzán, aunque aseguró desconocer a la protagonista Pilar Rubio. Ya sé que el equipo ha venido a trabajar, pero no deberían de perderse un recorrido por el impresionante jardín botánico, en el que puede contemplarse una de las más imponentes secuoyas de Europa (50 metros), un camelio secular, una majestuosa cryptomeria con cueva incluida, o unos helechos inventados por Carmen Salinero y su equipo. Pues eso.

Fonte: http://www.lavozdegalicia.es/pontevedra/2010/10/28/0003_8811319.htm (27/10/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário