segunda-feira, 30 de maio de 2011

Piratería marítima: un drama de secuestros que nace de la desigualdad y la explotación

Jueves 26 may (RV).- El Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes hizo enérgico llamamiento “a los gobiernos y a las organizaciones internacionales para que activen tempestivamente canales oportunos para facilitar el regreso de los marinos secuestrados, sanos y salvos. Igualmente, deben encontrar soluciones a este problema, partiendo de las raíces profundas del fenómeno, como por ejemplo, la desigualdad en la distribución de los bienes entre los país y la explotación de los recursos naturales”.

La declaración del dicasterio nace de las noticias recientes sobre el drama de los marinos secuestrados por piratas, una tragedia que ya, desde el encuentro, en febrero, de los Coordinadores regionales del Apostolado del Mar, revelaba que el fenómeno está en aumento llegando a tocar su punto máximo en 2010, con 445 ataques, 53 barcos secuestrados y 1 181 marítimos capturados. Según la nota, en este año han sido denunciados 214 nuevos episodios, con 26 barcos y 522 marinos actualmente rehenes de los piratas.

Al afirmar que es evidente que el fenómeno tiende a aumentar, el dicasterio para los emigrantes e itinerantes piden además a los navieros que adopten medidas preventivas para garantizar la seguridad no sólo de las naves y de su carga, sino también de los marineros. “En el trágico caso de un secuestro deben tener una actitud de apertura y de sostén para las familias de los secuestrados y garanticen su asistencia inmediata para reducir los efectos traumáticos a largo plazo.

Los encargados de la pastoral del Apostolado del Mar se dirigen a los marineros secuestrados para animarlos a no perder la esperanza de reunirse pronto con sus seres queridos y a permanecer fuertes en la fe, mientras que a sus familiares recomienda frecuentar los Centros Stella Maris donde podrán encontrar un “puerto seguro” de consuelo, asistencia y un faro de esperanza.

Por último, el Pontificio Consejo para la pastoral de los emigrantes e itinerantes exhorta a los piratas a poner fin a sus acciones criminales, a tomar conciencia del gran drama que provoca a los marineros y sus familias y que los traten con respeto y humanidad.

Fonte: http://www.oecumene.radiovaticana.org/spa/Articolo.asp?c=490687 (26/05/2011)

Nenhum comentário:

Postar um comentário