domingo, 2 de maio de 2010

La UE no sabe qué hacer con los piratas somalíes

La Operación Atalanta libera a cientos de piratas porque nadie los quiere juzgar

ENRIQUE SERBETO | BRUSELAS

“Contestaré a dos preguntas y después desapareceré, porque tengo que presidir una cena con la Unión Africana que ya ha empezado sin mi”. Así se presentó la alta representante Catherine Ashton después del Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores de este lunes en Luxemburgo. La británica justificaba su urgencia por tratar de empezar a resolver el problema que le habían planteado horas antes los titulares europeos de Defensa, que llevan meses capturando piratas somalíes, pero no saben qué hacer con ellos. Desde que Kenia denunció el acuerdo por el que se comprometía a juzgar a los somalíes que le entregasen los militares de la operación europea “Atalanta”, los piratas hacen un viaje gratis de ida y vuelta: el comandante de la misión, el contraalmirante británico Philip Jones, ha dado la orden de que se destruyan a cañonazos los esquifes que utilizan para hostigar a los mercantes y pesqueros que atraviesan la zona y que los somalíes sean depositados sanos y salvos en la playa.

Los ministros de Defensa le encargaron a Ashton por la mañana que busque una solución y por la tarde esta le preguntó a los de Exteriores, en busca de ideas. “Es difícil encontrar una solución” admitió el titular francés, Bernard Kouchner, que es de los que piensa que “el problema no está en el mar, sino en tierra, en Somalia". Por ahora, la UE ha logrado convencer a Kenia de que siga aceptando detenidos, a pesar de que se quejan de que los europeos no han cumplido las promesas que le hicieron cuando se firmó este convenio. Los ministros de Exteriores están barajando otras soluciones, como intensificar la cooperación con las Seychelles, donde aceptan que se les entreguen los piratas, pero sin juzgarlos, implantar un sistema penitenciario en Jutlandia, la parte de Somalia que está medio controlada por algo parecido a autoridad, o incluso formar un “Tribunal Regional” de nuevo cuño, una fórmula que cuesta aún más dinero pero que evitaría los temores de los diferentes países de convertirse en objetivo terrorista de los somalíes.

Mientras tanto, la UE sigue confiando en que la idea de una misión de formación de soldados somalíes en Uganda y en Yibuti (al mando del coronel español Ricardo González Elul) acabará por servir para poner orden en el territorio somalí. “Pero hay que pagarles, porque si no reciben sus salarios, estaremos formando a gente que volverá a robar para alimentar a su familia”, advierte Kouchner

Fonte: www.abc.es/ (27/04/2010)

Nenhum comentário:

Postar um comentário